Las actividades manufactureras en Tetuán: historia y presente

El desarrollo de una cierta vitalidad económica, ligada a la proximidad se ha convertido en sustancial para el bienestar de los ciudadanos. En esta sección que comenzamos hoy pretendemos pasar revista tanto a la historia de las actividades económicas en el barrio como a las nuevas iniciativas que se despliegan día a día en Tetuán.

Francisco LGN (Texto y fotos)

Anuncios antiguosEl Distrito de Tetuán fue siempre un barrio de trabajadores, especialmente las zonas que se apoyan en la espina dorsal que es Bravo Murillo.

Desde los especialistas que trabajaban en el desarrollo del ensanche y Chamartín (albañiles, yeseros, etc.) o la construcción del metro (origen de la zona de “Los Vascos” en el barrio de Bellas Vistas), el barrio creció sobre parcelaciones realizadas en los bordes de los viejos caminos, con construcciones modestas de una o dos plantas realizadas por estos mismos trabajadores y maestros.

Esta especialización de la población en trabajadores manufactureros, fundamentalmente ligados a la construcción, se acompañó de otras actividades artesanas, tales como vaciadores, carpinteros, y otros oficios.

En parte, además de por la propia extracción social de los habitantes, la proliferación de pequeños talleres, a veces en parcelas inverosímiles por su dimensión, fue favorecida por la propia estructura espacial del barrio.

En el distrito se localizó también el inicio de una de las actividades que sería de gran importancia en Madrid: la telefonía. La Compañía Nacional de Telegrafía sin hilos, precursora de la escuela de Telecomunicaciones, instaló su primer establecimiento – la “Escuela Práctica Marconi” – y sus talleres en un chalé de la calle Bravo Murillo 168, en el año 1912.

Manufacturas en TetuánEn este clima productivo, se localizaron otras actividades más “modernas” como las pequeñas imprentas (todavía hace poco se podían ver “Minervas” en algunos locales) y las empresas de confección.

En la zona se localizaban un buen número de costureras que trabajaban para distintos comercios y empresas del centro y que constituyeron la base de la industria de confección madrileña.

Aquí se establecieron parte de los talleres de Induyco a finales de los años setenta, tras las huelgas de la confección, y los talleres de la empresa Soras.

Los talleres de Confecciones Soras S.L., que fueron en los años sesenta una famosa y moderna empresa de Lencería conocida por sus anuncios en prensa y radio, todavía permanecen abiertos hoy en día en la Calle Carolinas 17.

Fábrica en la calle Carolinas

Aspecto actual de la Fábria Soras, en la Calle Carolinas 17. Foto: Francisco LGN

¿Te ha gustado? Comenta, compártelo,¡COLABORA CON NOSOTROS!


No Responses

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *