La erosión de la educación pública española

BeaBurgos y Ana C. Callejo 05.10.2011

En el Instituto Jaime Vera los profesores van vestidos de verde: todos llevan puesta la camiseta que ha caracterizado las manifestaciones de las últimas semanas, la llamada “marea verde”. Se han propuesto vestirse así en señal de protesta cada lunes de octubre, un mes que se presenta agitado en su centro, en el que el 35% de los profesores (18 de 50) está secundando la huelga.

“Me he puesto en huelga por razones que vienen de atrás”, afirma Javier, un profesor de lengua que dice estar quemado por la situación. “Este año hemos perdido 11 profesores y no es cierto que trabajemos dos horas más, el año pasado ya nos aumentaron una, con lo que suman 3 horas de enseñanza por semana.” Esas tres horas, sumadas a las de preparación y a un ratio mayor (es decir el número de alumnos por clase), que exige más correcciones, supone casi una jornada laboral por semana, “cuatro días más al mes” puntualiza un compañero, profesor de matemáticas.

Con todo, el mayor problema al que se enfrentan, según Iñaki Serrano, su jefe de estudios, es cubrir “integración” y “compensatoria”.

Profesores indignados recortes educación

Emiliano García, Ana Candil y Camen Pedregal, del IES Tetuán de las Victorias entrevistados por Ana C. Callejo de Aquí Tetuán. Foto: BeaBurgos

Análisis desde un barrio céntrico de Madrid

Es lunes 3 de octubre y nos hemos propuesto conocer desde dentro y desde la propia voz de sus protagonistas las necesidades de los centros de educación secundaria pública del distrito de Tetuán, situado dentro de la conocida como ‘almendra central’ de Madrid, limitado por el Paseo de la Castellana, Ciudad Universitaria y el Barrio del Pilar.

Comenzamos por el IES Tetuán de las Victorias, situado en el extremo más septentrional del distrito (su dirección, Vía Límite s/n, lo dice todo), nos acercamos a la Plaza de la Remonta, donde conocemos el bullicioso IES La Almudena, y descendemos hasta Infanta Mercedes con Juan Yagüe, en el barrio más noble de Castillejos (el precio de la vivienda supera los 4.200€/m2), donde no por ello la situación del Jaime Vera mejora.

En nuestro recorrido, a través de nuestras conversaciones con profesores, personal de administración, jefes de estudio y directores, nos encontramos un panorama desolador. Pérdida de recursos humanos, escasez de inversión en recursos materiales, alumnado con retraso curricular y una directiva extenuada conforman la geografía erosionada de la educación pública en España.

Problemas enseñanza pública española

Las agresiones a la enseñanza pública española según los profesores del IES Jaime Vera. Foto: Aquí Tetuán

A nuevas familias, nuevas necesidades

Como casi todo el centro de Madrid, Tetuán es un barrio que ha recibido una gran población inmigrante. Hijos de ecuatorianos, rumanos, chinos, marroquíes y dominicanos, cada cual con una cultura, tradiciones e incluso lenguas diferentes, conviven en las aulas. Esto obliga a darle mayor relevancia a los proyectos llamados de “integración” y a “compensatoria”, cuyo objetivo es apoyar a los estudiantes con mayores dificultades. Los alumnos disponen de un aula de desdoble en la que un profesor imparte clase a un grupo más reducido para adaptarse mejor a sus necesidades.

Este año la compensatoria ha tenido que eliminarse en muchos cursos. Para el instituto Jaime Vera, cuyos alumnos son en un 90% hijos de inmigrantes, la pérdida de la compensatoria supone un grave trastorno, ya que algunos de sus estudiantes, que recibían apoyo especial para superar las asignaturas de lengua y matemáticas, ni siquiera hablan español (afirman que llegan incluso a encontrarse con alumnos que nunca habían sido escolarizados).

Pancarta IES La Almudena Institutos de Madarid

"Descanse en paz la educación de nuestros hijos". Pancarta en el IES La Almudena. Foto: BeaBurgos

Lo mismo sucede en el IES la Almudena, donde han perdido a uno de los dos profesores de compensatoria y la que queda comparte su jornada laboral con un instituto de Vallecas, de manera que solo pueden ofrecer compensatoria a un grupo. “Estamos perfilando y apurando al máximo los profesores para poder dar la mejor enseñanza con los recursos humanos que tenemos“, afirma Carmen Blanco, directora del centro, “pero este año tenemos 10 profesores menos”.

Los alumnos también tienen voz en esta causa. Carmen Pedregal, encargada del FOL (Formación y Orientación Laboral) del IES Tetuán de las Victorias, asegura que los profesores sienten el apoyo de los estudiantes y sus familias, quienes acuden con ellos a las manifestaciones. “Los profesores y alumnos acuden a las marchas de forma independiente a los sindicatos, que se ponen la medalla. Aunque ellos nos representan, nosotros no nos sentimos identificados”.

Calidad y vocación minadas

Si bien las movilizaciones han comenzado semanas atrás, todos los profesores de los centros visitados coinciden en que se trata de una situación dilatada en el tiempo. “Han tirado tanto de la cuerda que en algún momento tenía que saltar”, afirma Emiliano García, jefe de estudios del IES Tetuán de las Victorias.

Entre las necesidades del Tetuán de las Victorias, en el que se imparte formación profesional, los proyectos de calidad son esenciales. Es la mejor manera de estimular a jóvenes que desean trabajar en cuanto salgan.

Institutos tetuán - Tetuan de las Victorias

Emiliano García enumera los problemas a los que se ve sometido su centro de enseñanza. Foto: BeaBurgos

Debido a la falta de inversión, no han podido implementar un proyecto en el que llevaban tiempo trabajando. Se encuentran además con otro problema: el aumento de horas ante la falta de profesorado ha provocado que no puedan cubrir algunas de las guardias. “¿Quién se va a ocupar de los estudiantes en las guardias vacías?”, se pregunta Emiliano.

Muchos profesores se han visto obligados a impartir materias de las que ni siquiera son especialistas, las llamadas “asignaturas afines”. Así, matemáticas es una asignatura “afín” a tecnología, al igual que lengua es “afín” a inglés, por lo que un mismo profesor puede impartir clase de lengua o inglés, con lo que conlleva, indistintamente. Esto supone no sólo más horas de trabajo para algunos, sino una importante pérdida de calidad en la enseñanza.

Existe además un sector de la población cuya atención se ha visto especialmente afectada: los estudiantes a distancia. El IES La Almudena, que solía ofrecer 800 plazas, cubiertas principalmente por jóvenes y adultos que quieren trabajar y seguir formándose al mismo tiempo, ha tenido que reducir su número a 650 plazas. Eso supone que 150 estudiantes se quedan fuera de la educación a distancia ofrecida desde la Plaza de la Remonta, el corazón del distrito, en el curso 2011-2012.

Redistribución del gasto en educación

Desde que uno se acerca al IES La Almudena puede sentir el espíritu reivindicativo de este centro. El personal de administración, los alumnos y padres de alumnos se sienten muy involucrados con el futuro de estas aulas y han participado activamente en las movilizaciones.

Instituto la Almudena Plaza de la Remonta Tetuán

Imagen exterior del IES La Almudena, con pancartas reivindicativas. Foto: BeaBurgos

No es de extrañar: en este centro, en el que se imparte enseñanza a 478 alumnos, han pasado de contar con 78 profesores a tan solo 46 para una cantidad de alumnos que en lugar de disminuir se ha visto incrementada en los últimos cinco años.

El caso del IES Jaime Vera ilustra la otra cara de la moneda. Es un edificio inmenso, luminoso, cuenta con varias plantas y grandes aulas. “Espacio tenemos de sobra”, dice Iñaki Serrano, “pero en los últimos años hemos perdido alumnos. La Consejería da permisos para que los estudiantes se vayan a la concertada. Quieren acabar con la enseñanza pública”.

Llama la atención que este instituto, situado en una de las zonas residenciales más caras del centro de Madrid (se accede por la Calle Infanta Mercedes), no cuente con una biblioteca y hayan tenido que eliminar asignaturas optativas, como “imagen y comunicación” por falta de profesorado.

De sus 320 alumnos, 80 estaban incluidos dentro de los planes de compensatoria. De ellos tan solo un tercio podrán recibir atención especial este año. “Están convirtiendo esto en un ghetto“, comentan varios profesores. Este instituto apenas cuenta con un 15% de hijos de españoles en sus aulas, que optan por acudir a los colegios concertados más cercanos porque se pueden permitir pagar los gastos de uniforme, actividades extraescolares, excursiones, etc.

Carmen Pedregal, del IES Tetuán de las Victorias, aplica la ironía: “Se trata de un impuesto revolucionario de los concertados. Les hacen pagar y hasta los eligen por nota, con lo que se crea dos clases de alumnado”. Insiste en que el problema principal no reside en los recortes a la enseñanza pública sino más bien en la mala redistribución de los mismos recursos hacia la enseñanza concertada. “Nos encontramos ante un sistema educativo en el que la pública debe competir con la privada, cuando en verdad debería ser al revés. Es indignante”.

Entrevistas por los recortes enseñanza pública

BeaBurgos entrevista a la plantilla del IES Jaime Vera. Foto: Ana C. Callejo

Ana, del IES Jaime Vera, se suma a esta opinión. Denuncia que el 30 de junio despidieron a los interinos, lo que significó que los profesores funcionarios tuvieran que corregir exámenes de alumnos a los que ni siquiera conocían y concluye: “Si de algo está sirviendo todo esto es para destapar los problemas que llevamos arrastrando desde hace años”.

¿Te ha gustado? Comenta, compártelo,¡COLABORA CON NOSOTROS!

No Responses

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *