Actualidad de la Dehesa de la Villa

Por Amigos de la Dehesa de la Villa

Almendros en flor. Actualidad de febrero

Detalle de una flor del almendro que hay justo antes de sobrepasar el tunel de Sinesio Delgado para llegar al canalillo.
(Foto: F. Lorca, 2011)

Desde primeros de febrero, pueden verse almendros florecidos en la Dehesa, verdadero anticipo de la llegada de la primavera. Los amantes de la naturaleza no pueden dejar de visitarla y disfrutar de los almendros en flor en lugares como el Cerro de los Locos o al final de la vaguada central, cerca del Canalillo.

Almendros al final de la vaguada central, en el borde del Paseo del Canalillo.
(Foto: Archivo Amigos de la Dehesa, 2011)

Avistamiento de mochuelos.
El mochuelo europeo (Athene noctua) es una especie que está presente en la Dehesa durante todo el año, si bien son difíciles de observar. Hace unas semanas, un equipo de podadores de la Dehesa divisó una pareja en el montículo que hay al final de la vaguada central, justo antes de entrar en el canalillo. Cuando se disponían a realizar tareas de eliminación de un nidal de orugas en uno de los pinos, para su sorpresa, uno de los mochuelos seguía allí y pudieron realizarle esta fotografía que adjuntamos. Agradecemos a Carlos Sacristán, podador de la Dehesa, que nos haya enviado la foto para su publicación.

Ejemplar de mochuelo (Athene noctua) posado en un pino de la Dehesa de la Villa.
(Foto: Carlos Sacristán, podador de la Dehesa, 2011)

Repoblación de la vaguada de la Curva de la Muerte.
La vaguada junto a la Curva de la Muerte siempre fue un lugar de la Dehesa destacado por la frondosidad de su vegetación. Con el paso de los años y la enfermedad de grafiosis que afecta a los olmos, estos han desaparecido prácticamente, quedando muy pocos ejemplares que están condenados a desaparecer, pues dicha enfermedad no tiene curación.

Es por eso que estos días ha comenzado a realizarse una plantación en dicha vaguada con el fin de recuperar su antigua frondosidad, con especies no sensibles a la enfermedad y de características adecuadas para el lugar : 15 olmos de agua (Zelcova serrata), 10 fresnos de hoja estrecha (Fraxinus angustifolia) y 10 fresnos de flor (Fraxinus ornus), plantaciones que serán ampliadas en años sucesivos.

Vista desde ángulos opuestos de la vaguada de la Curva de la Muerte antes y después de la repoblación.
(Fotos: izqda., Archivo Amigos de la Dehesa, 2011; dcha.: F. Lorca, 2011)

Adicionalmente, se han plantado los árboles siguientes:
– 33 pinos piñoneros (Pinus pinea) en la ladera y meseta de la loma derecha sobre la vaguada central, frente a las casas del Canal.
– 15 olmos silvestres o de montaña (Ulmus glabra) en la zona de los contenedores, continuando la plantación del año pasado.

Las Entidades Ciudadanas, que venimos reclamando la recuperación de todas estas zonas, nos alegramos por estas actuaciones encaminadas a la reforestación de la Dehesa.

Valla del Paseo del Canalillo.
Las Entidades Ciudadanas presentes en la Mesa de Participación de la Dehesa de la Villa han enviado sendas cartas al Presidente del Canal de Isabel II y a la Delegada de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid reclamándoles la apertura o retranqueo de la valla metálica que impide continuar la marcha por el Paseo del Canalillo hasta la C/ Valle de Arán.

Imagen reciente de la valla que interrumpe el Paseo del Canalillo a la altura de la Casilla del Canal.
(Foto: Archivo Amigos de la Dehesa, 2011)

La apertura permitiría, además, continuar el camino hacia la Fuente de Caño Gordo (C/ Juan XXIII) desde donde actualmente se puede contemplar el arca y las galerías del Viaje de Agua de Amaniel o de Palacio. El beneficio sería tanto para los usuarios de la Dehesa de la Villa y los vecinos de los barrios de Valdezarza, Valdeconejos, como para los de Bellas Vistas, completándose así un paseo desde la C/ Antonio Machado hasta C/ Almirante Francisco Moreno.

En apoyo de esta petición, se están recogiendo firmas de usuarios y vecinos.

Destrozos vandálicos.
Suele ser habitual, sobre todo tras los fines de semana, que la Dehesa sufra destrozos considerables: tramos de talanquera arrancados en los miradores, protectores de alambrera pisoteados y doblados, plantones arrancados o tronchados, desperdicios diseminados por doquier…

Escapa a todo razonamiento el motivo por el que a veces algunos se empeñan en destruir lo que otros construyen… La Asociación está estudiando iniciar acciones para concienciar a los usuarios de la Dehesa y paliar, en la medida de lo posible, estos destrozos. Seguiremos informando.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *